De nuevo, los rumanos en la calle luchando contra la corrupción.


Comienza el turno para Rumanía de la Presidencia de la Unión
Europea y la gente aprovechó la ocasión para recordar desde la capital a todos los gobernantes los enquistados problemas internos que más preocupan a los ciudadanos.

De nuevo, además de defender los valores fundacionales de la Unión Europea, un grupo de manifestantes denunciaron la corrupción endémica de la que ningún miembro escapa.

Piden a Bruselas que presione al gobierno y lo obligue a respetar los valores europeos.

"Estamos aquí para demostrar que nosotros, como rumanos, queremos ser parte de la UE y queremos vivir en un país que aplique el estado de derecho", le dice un activista a nuestro reportero.

La presidencia rumana comienza entonces bajo presión. Nadie duda de su capacidad a nivel técnico, su equipo en Bruselas está perfectamente preparado, existen dudas sobre su capacidad política, específicamente debido a las reformas que el gobierno está llevando a cabo en el campo judicial y que plantean inquietudes en Bruselas. 

El gobierno se ha comprometido a demostrar que Rumanía está tan capacitada como cualquier otro para gestionar la presidencia.

Lo veremos en breve espacio de tiempo.

¿Quieres saber que pasa en Rumanía?

Suscríbete y conocerás las últimas noticias de esta parte del mundo.

Deja un comentario